A través de la Fiscalía General del Estado y de redes sociales, familiares de monseñor Froylán González Pérez denunciaron el robo de la urna con las cenizas de quien fuera director de la Parroquia de Nuestra Señora de La Candelaria y Guadalupe en el Barrio de Xonaca, donde señalan al sacristán del hurto que también incluye una cuenta bancaria.

Los señalamientos de la familia, principalmente, se han vertido en contra del actual sacristán, Paúl Luciano C. G., de 40 años de edad, pero también acusan al actual director del templo, Armando Pérez Rodríguez, de haber cambiado las cerraduras del templo, justo en los días donde se cometió el robo.

Los familiares de monseñor Froylán González Pérez informaron que se percataron del saqueo el pasado jueves cuando fueron a buscar la urna con las cenizas al templo, donde las habían depositado el lunes luego de su cremación, pues el sacerdote de 81 años de edad murió por Covid-19 el pasado 25 de enero.

Acudieron ante la Fiscalía General del Estado (FGE) para denunciar el robo de las cenizas, así como arte sacro, vehículos del sacerdote y dinero de su cuenta bancaria que en conjunto ascendería a más de 4 millones de pesos, siendo en su mayoría dinero que sacó del banco a través de la falsificación de firmas.

Además de los señalamientos contra el sacristán Paul Luciano, los familiares de monseñor Froylán González pidieron a la Arquidiócesis de Puebla y a su titular, Víctor Sánchez Espinosa, reconsiderar a Amando Pérez como director de la Parroquia de Nuestra Señora de La Candelaria y Guadalupe.

Señalaron que además de su avanzada edad, podría haber estado coludido con el sacristán en el robo, aunque esto deberá de ser acreditado por la Fiscalía General del Estado que está a cargo de las pesquisas.