“La vacuna contra el Coronavirus es un plato de mole de guajolote”, declaró el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, a pobladores del municipio de Ajalpan, al bromear sobre la cura para el Covid-19.

La declaración ocurrió mientras el mandatario acompañó al presidente municipal Ignacio Salvador Hernández, a la inauguración de dos obras municipales. La construcción de un pozo de agua potable donde se invirtieron 3.7 millones de pesos; así como la rehabilitación de la Unidad Deportiva de este municipio, donde fueron invertidos 9 millones.

La gira de trabajo se realizó el 14 de marzo pasado, en donde el gobernador también acusó de protagonismo a la alcaldesa capitalina Claudia Rivera Vivanco por haber anunciado medidas para prevenir contagios por Covid-19.

“El gobierno va a funcionar, no va a parar el gobierno. Cuando llegue a parar el gobierno el que lo va a anunciar soy yo, ¿de acuerdo? No va a ser ninguna presidenta municipal ni un secretario de educación federal, soy yo, entiéndanme. Tres personas solamente podrán hablar de este tema: gobernador, secretario de Salud y secretario de Gobernación, ¿está claro verdad?”, refirió.

Este miércoles, el gobernador fue criticado en medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, por declarar que los pobres son inmunes al Coronavirus, al resaltar que la mayoría de los contagios en Puebla corresponden a personas con un poder adquisitivo alto que les permitió viajar al extranjero, en donde contrajeron el patógeno.